Entradas

Velamos por la calidad democrática en nuestras organizaciones

Uno de los 15 criterios Pam a Pam tiene que ver con la calidad democrática de nuestras organizaciones, un reto que afecta a la mayoría de iniciativas de la ESS. Aunque la democracia y la participación son los de los principios que tenemos más asumidos, esto no quiere decir que las prácticas que realizamos -a menudo de manera inconsciente favorezcan al su realización de manera cualitativa.

Por este motivo, las compañeras de Pam a Pam han preparado una pequeña campaña para hacernos reflexionar sobre los espacios de participación y los mecanismos de toma de decisión de nuestros colectivos, sobre los roles de poder y los privilegios legitmitats de determinadas miembros , sobre la transparencia y los flujos de información, sobre la metodología empleada para facilitar una reunión. Son muchas cuestiones que a menudo pasan desapercibidas pero que tienen consecuencias directas en nuestro modelo democrático.

Para profundizar más, puede leer el artículo titulado Democracia real ya? Sí se puede !, que Alba Hierro y Ana Fernández han publicado en el diario Directa con algunas reflexiones extra sobre el tema, basadas en cientos de entrevistas realizadas a las iniciativas ya mapades.

Velamos para avanzar hacia una mayor calidad democrática, afrontando los obstáculos juntas!

 

Pam a Pam decisions

 

 

Rompe dependencias

Fruto de la asamblea monográfica que celebramos en diciembre de 2017, para reflexionar sobre el papel de la economía solidaria en la construcción de una república catalana, nace este texto  que esperamos que tenga la máxima difusión posible. Entre todas, rompemos dependencias y recuperamos todas las soberanía!

Queremos decidir nuestro futuro como pueblo pero no nos dejan. En la represión del gobierno español a través de sus jueces y policías se ha añadido el chantaje del miedo que intentan hacernos muchas grandes empresas llevándose la sede social fuera de Catalunya para recordarnos que sus propietarios y directivos tienen el poder de darnos o quitarnos el trabajo y de hacer que la economía catalana se derrumbe o «vaya bien» (para ellos). Estos meses hemos visto más claro que nunca que, para ganar la soberanía política como pueblo, antes debemos haber ganado grados importantes de otras soberanías, la soberanía económica, alimentaria, energética, financiera, comunicativa …, todas las que nos son imprescindibles para satisfacer nuestras necesidades básicas.

Pero no partimos de cero… ¡la economía solidaria, hace tiempo que camina!