La Asamblea General Extraordinaria aprueba las bases para la futura Ley de Economía Social y Solidaria en Cataluña

Esta tarde hemos celebrado una Asamblea General Extraordinaria en el espacio BiciHub, de nuestra socia Biciclot, en el barrio del Poblenou de Barcelona. El objetivo de la asamblea era debatir y aprobar un documento con las bases de la futura Ley de Economía Social y Solidaria en Cataluña. Se trata de un documento para establecer los acuerdos mínimos comunes entre las diferentes familias del AESC previo a iniciar el formulado y articulado de la ley. De este modo, el texto aprobado por la asamblea será el que la XES propondrá próximamente a la junta directiva de la AESC para consensuar con las otras organizaciones que forman parte y hacer una propuesta colectiva, que refleje todas las visiones y sensibilidades dentro de la economía solidaria. De todas formas, para dar continuidad a la tarea de hoy se convocará una permanente ampliada para terminar de definir los puntos que han quedado perndents a la jornada de hoy.

Recordemos que el Plan de Gobierno de la Generalidad de Cataluña contempla como acción destacada de la actual legislatura la elaboración de la Ley catalana de la economía social y solidaria. En esta línea, la Generalidad de Cataluña emplazó a los actores que forman parte de la AESC a participar en la articulación de la futura Ley de Economía Social y Solidaria en Cataluña. Este proceso se puso en marcha en enero y es el inicio del camino hacia un marco de reconocimiento jurídico y político de la ESS en nuestro país.

En la asamblea general extraordinaria hemos partido de un documento provisional que ha sido trabajado en los últimos meses por un grupo de trabajo de ley de la XES, creado con este objetivo. Tanto este grupo de trabajo como las socias y la comisión permanente de la XES han incorporado enmiendas al texto inicialmente propuesto; de manera que durante la reunión se ha podido incidir directamente en las enmiendas concretas.

En esta misma asamblea también se han ratificado las 24 nuevas entidades socias que se han incorporado a la XES desde la asamblea general que se hace hacer en mayo con la Xescotada 2019. Ahora mismo, ya somos más de 400 entidades y personas socias!

Velamos por la calidad democrática en nuestras organizaciones

Uno de los 15 criterios Pam a Pam tiene que ver con la calidad democrática de nuestras organizaciones, un reto que afecta a la mayoría de iniciativas de la ESS. Aunque la democracia y la participación son los de los principios que tenemos más asumidos, esto no quiere decir que las prácticas que realizamos -a menudo de manera inconsciente favorezcan al su realización de manera cualitativa.

Por este motivo, las compañeras de Pam a Pam han preparado una pequeña campaña para hacernos reflexionar sobre los espacios de participación y los mecanismos de toma de decisión de nuestros colectivos, sobre los roles de poder y los privilegios legitmitats de determinadas miembros , sobre la transparencia y los flujos de información, sobre la metodología empleada para facilitar una reunión. Son muchas cuestiones que a menudo pasan desapercibidas pero que tienen consecuencias directas en nuestro modelo democrático.

Para profundizar más, puede leer el artículo titulado Democracia real ya? Sí se puede !, que Alba Hierro y Ana Fernández han publicado en el diario Directa con algunas reflexiones extra sobre el tema, basadas en cientos de entrevistas realizadas a las iniciativas ya mapades.

Velamos para avanzar hacia una mayor calidad democrática, afrontando los obstáculos juntas!

 

Pam a Pam decisions

 

 

Retos y oportunidades de la Economía Solidaria rural

Los autores, miembros de la Red de Economía Solidaria del Ripollès, reflexionan sobre el campo a recorrer que tienen las opciones de la economía transformadora en entornos rurales como los de Cataluña. Este artículo forma parte de la serie de colaboraciones de opinión y análisis que la ‘Directa’ pone a disposición de varios espacios y colectivos sociales

El próximo 31 de agosto dos redes locales de la XES celebraremos un encuentro en Vallfogona de Ripollès para hablar de Economía Solidaria rural. Tiene sentido hablar de una ESS rural? ¿Qué oportunidades genera? Vallfogona es un pueblo pequeño, tiene menos de 250 habitantes, y es uno de los más de 300 micropueblos de Cataluña, aquellos con menos de 500 habitantes. Ante la lógica y la hegemonía urbana en nuestro mundo actual, estas realidades con sus problemas, retos y oportunidades quedan demasiado a menudo olvidadas. La diversidad rural no impide identificar unos problemas comunes: despoblamiento del territorio, falta de recursos públicos, generar empleo, movilidad y un importante envejecimiento de la población.

Quizás hay que empezar por una definición: para entornos rurales entendemos toda área geográfica donde conviven los ecosistemas de bosque con los prados, campos y cultivos, junto con diferentes núcleos urbanos de tamaños variables pero separados por naturaleza (silvestre o gestionada por los humanos). En términos sociales, los entornos rurales son aquellos que representan un mosaico de diversidad entre pueblos y costumbres, una sociedad que ha vivido de la relación con el entorno natural desde diferentes prismas (la ganadería, la gestión forestal, la agricultura, el turismo , etc.) y de una necesaria cooperación para sobrevivir.

Queremos ser propositivos y hacer que los principios de la Economía Solidaria sean una oportunidad de afrontar los retos del entorno rural ayudando a transformar nuestra actividad económica. Por eso necesitamos las buenas prácticas que están aflorando en los últimos años y también de las actividades tradicionales que, por otra parte, no siempre autorreconocen en los principios de la ESS pero muchas los practican.

Detectamos un montón de oportunidades en torno a la producción agroalimentaria: identificamos modelos de producción agroecológica, es decir, modos de producir alimentos de origen agrario y ganadero fieles, respetuosos e integrados en los ecosistemas

Detectamos un montón de oportunidades en torno a la producción agroalimentaria: identificamos modelos de producción agroecológica, es decir, modos de producir alimentos de origen agrario y ganadero fieles, respetuosos e integrados en los ecosistemas. Unos ecosistemas que necesitan los conocimientos más profundos, tanto de carácter tradicional y de la cultura popular, como de la comprensión científica del funcionamiento de la naturaleza, por parte de los humanos. Estos modos de producir representan la oportunidad de aumentar las personas que quieren dedicarse al sector primario; por el contrario, deberíamos decir que hasta ahora el sistema de producción agraria mercantilista sólo ha hecho que reducir la necesidad de personas y, por tanto las oportunidades laborales, y representa una de las causas de la despoblación rural.

Una mayor actividad agroecológica nos ofrece la oportunidad de revertir un consumo caprichoso, por un consumo mucho más consciente y cercano, así como todas las oportunidades de estar generando un entorno mucho más resiliente ante la emergencia climática. En este sentido también hablamos de conceptos como agricultura regenerativa y permacultura, como herramientas que afloran para transformar estos retos en oportunidades. Necesitamos buscar una soberanía alimentaria que a la vez nos permita cuidar nuestro entorno, hablamos poco de una consecuencia del abandono como es el crecimiento de los bosques y necesitamos una gestión forestal sostenible.

En Cataluña, más del 65% del territorio son bosques. Una parte importante de estos son de baja calidad y continúan creciendo día a día debido a la despoblación. El abandono de las actividades agrarias tradicionales no tiene solución desde la óptica productivista. En cambio, para gestionar nuestro territorio y prevenir incendios cada vez más grandes, la ESS nos da herramientas y alternativas: restaurar las masías abandonadas, limpiar campos a sus alrededores, arreglar caminos, limpiar sotobosques, recuperar campos y terrenos de pastos, ayudando al tiempo que las especies autóctonas se recuperen en nuestros bosques.

A escala social, tenemos una de las mejores oportunidades para poner los cuidados en el centro de todas nuestras actividades. Nos encontramos en un momento histórico de conciencia colectiva que nos permite replantear los paradigmas sobre los que se ha construido el actual modelo extractivo y utilitarista. Estamos hablando de reconstruir nuestras sociedades desde la perspectiva feminista, de hacer de las tareas reproductivas las protagonistas de nuestras decisiones, y haciendo valer todo lo que ha sustentado la vida. Aquí la oportunidad ensancha cuando evidenciamos el vínculo antiguo rural entre la reproducción y la cohesión social. Queremos recuperar los valores de proximidad y cuidado de los comunes que caracterizaban, en un pasado no tan lejano, las relaciones en la sociedad rural.

Desde la ruralidad, tenemos la oportunidad de participar en un nuevo modelo educativo y hacer sentir parte de este todo a los niños, acercándolos a la naturaleza, explicando la relación que aquí hemos tenido desde siempre y que se ha perdido en las ciudades. En este sentido podemos hablar de algunas escuelas libres y cooperativas que eligen la ruralidad como emplazamiento para desarrollar su actividad, así como el potencial de las escuelas y guarderías rurales que pueden garantizar la continuidad de la vida de muchos pueblos pequeños.

Para afrontar el envejecimiento y la despoblación tenemos que trabajar con nuevos modelos de cooperativas mixtas de trabajo y de consumo que permitan romper la lógica del servicio a la usuaria para compartir visiones de futuro. La vivienda cooperativo genera nuevos modelos de convivencia en edades maduras, como el cohabitatge senior, que pueden dar una respuesta colectiva para hacer frente a la soledad y el aislamiento y pueden crear servicios a las personas que sean sostenibles. También vemos oportunidades en la transición energética, en el contexto rural tenemos la oportunidad y el espacio de replantearnos el consumo, la producción y distribución de energía renovable de una manera diferente del modelo de las smart cities, también de incluir la gestión forestal y sobre todo el autoconsumo.

No olvidemos la necesidad que tenemos desde los entornos rurales de crear redes de solidaridad entre todas las iniciativas y asociaciones, desde Micropueblos a la XES. Por todo ello, desde las redes locales XES del Ripollès y la Garrotxa os invitamos a compartir con todas las protagonistas de la Economía Solidaria un día de encuentro, el FESS Rural el 31 de agosto en Vallfogona de Ripollès.

Queremos celebrar, intercooperar y enredarse seleccionados. Será Rural, será Solidaria y totalmente imperdible !!

Ricard Villanueva, Gaspar Tarrida y Jaume Cuní, miembros de la XES Ripollès

Artículo publicado originalmente en La Directa, en fecha 23 de julio de 2019.

Ampliamos 4 semanas las bajas de maternidad y paternidad

Esta mejora todavía queda lejos de lo que pensamos que es deseable para dar respuesta a las necesidades de acompañamiento del bebé y para ayudar a redistribuir las tareas durante la crianza, tradicionalmente asociadas a las mujeres. De este modo, durante este curso seguiremos trabajando en el régimen laboral interno y la conciliación a la XES.

Cuando hablamos de Economía Social y Solidaria hablamos de sostenibilidad de la vida y la organización del trabajo es una vertiente importante. Queremos dar valor a aspectos laborales como las bajas, el cuidado o la flexibilidad horaria, entre otros. Creemos que las políticas de conciliación no deben recaer sobre las mujeres sino sobre todo el colectivo, debemos asumir como propia la igualdad real y efectiva complementando las carencias de la normativa en conciliación. Estas medida, pues, supone un paso más la asunción de responsabilidad social que nos corresponde en la reproducción.

Hacemos extensivo el modelo, imaginamos nuevas medidas de conciliación. Le animamos a replicar la iniciativa, a mejorarla, y hacer públicas las buenas prácticas coresponsabilitzadores en la ESS; como ya han hecho socias como La Ciudad Invisible, Coop57, Hilo a la Aguja o LaCol, entre otros

¿Qué papel tiene la economía solidaria en la transición ecológica?

En marzo del 2011, desde el ya desaparecido CRIC (lo que hoy es la cooperativa Opciones), organizamos unos talleres de escenarios de futuro en el marco de un proyecto de la Universidad Complutense de Madrid titulado España Cambio Global 2020/2050. El objetivo del proyecto -y los talleres- era el de dibujar y entender potenciales horizontes a transitar en relación al consumo y los estilos de vida en España en un escenario de 20 a 50 años. En los talleres hay invitamos todo tipo de agentes (movimiento ecologista, sindicalismo, economía social y solidaria, administraciones públicas, tejido empresarial convencional …), y, como punto de partida, emplazamos a los participantes a definir los dos grandes elementos de contexto que creían que serían los grandes condicionantes de los futuros posibles. Había más de quince posibles condicionantes, pero los dos que se escogieron, por sorprendente mayoría, fueron estos: la escasez de recursos y de energía, por un lado, y la regeneración democrática, por el otro. Esta elección configuraba cuatro grandes escenarios, donde el peor era un horizonte apocalíptico donde la escasez de recursos y energía era rápida y drástica, y donde no había regeneración democrática. En cambio, el mejor era el que nos dibujaba una reducción progresiva y -relativamente- lenta de los recursos, combinada con una regeneración democrática (definida en términos muy amplios); lo que vendría a ser el escenario deseable.

El primer vector de cambio -l’escassetat de recursos y de energía- no da mucho margen a la interpretación: los límites biofísicos del planeta marcan nuestra capacidad como especie, ya no sólo de vivir dignamente, sino, directamente, de sobrevivir. Como apunta Víctor Toledo con su teoría sobre la conciencia de especie, somos la única especie sobre el planeta que no es consciente ni del tiempo ni del espacio planetario, y eso nos hace ser tremendamente miopes sobre los retos de nuestro futuro : en vez de enfocarnos en uno de los grandes retos de especie que tenemos, como es la explotación del planeta, dejamos que gran cantidad de «ismos» -pone especial énfasis en los fanatismos religiosos y los nacionalismes- nos pongan un tel los ojos y nos empujen demasiado a menudo a pelearnos por naderías: discutimos para ver quien antes en la cola del restaurante del barco, mientras éste se hunde.

La idea de conciencia de especie no sólo nos confronta con nuestro futuro ecológico, sino también con el segundo vector que mencionaba: la regeneración democrática. Víctor Toledo lo define en términos de explotación de las personas sobre las personas y, junto con la explotación del planeta, lo sitúa como segundo gran reto civilizatorio: «Remontar el estado de crisis y salvarse del posible colapso planetario es una tarea que necesita de todos, sin excepción. Se requiere la unidad de la diversidad. Y esto supone actos supremos de civilidad, coordinación, unidad, consenso, cooperación y altruismo «.

«Todas aquellas formas de vida que se anticipan a la escasez de recursos; todas aquellas personas que ya intentamos -y nos podemos permitirle vivir hoy ensayando formas de vida más sostenibles desde una cierta noción de conciencia de especie, seremos las que marcaremos el camino hacia un decrecimiento progresivo y menos traumático »

Toledo apunta la cooperación como vía para recorrer la transición ecológica, por lo que es aquí donde creo que entramos en juego todas las personas que, desde diferentes roles y posiciones (como consumidoras, como trabajadoras, como técnicas de la administración, como activistas), estamos impulsando la economía social y solidaria (ESS). La ESS es hoy, desde mi punto de vista, uno de los principales vectores de regeneración democrática de nuestro país, ya que, de abajo arriba, construimos formas de organización innovadoras, abiertas, transformadoras y con perspectiva feminista. Somos escuelas de regeneración democrática, porque cultivamos la cultura de la toma de decisiones colectivas, del debate y contraposición de ideas, desde el cuidado y la empatía, en el día a día; para organizarnos nuestro propio trabajo, como por proveernos de bienes y servicios. Además, con espacios de articulación como la XES y sus redes locales y comisiones de trabajo, hacemos que esto drene y abra también ámbitos institucionales, como lo demuestra la incidencia de las 14 medidas -ahora 15- por el impulso de la ESS desde el ámbito local que propusimos, por primera vez, en 2015. Este impulso ha conducido a varios ayuntamientos a «exponerse» a procesos de coproducción de política pública y experimentar la concertación pública-comunitaria.

 

3485/5000
Límit de caràcters: 5000

Si nos tengo que poner un pero, es que quizás hemos perdido de vista que, la cultura de la cooperación y este profundo sentido de la democracia que estamos cultivando, debe ser indisociable de la conciencia ecológica. Esta disociación lo he vivido de primera mano: antes de que la ESS fuera mi principal espacio de militancia política, participaba mayoritariamente en espacios vinculados al ecologismo social. Cuando adentrarme a la ESS, me sorprendió mucho la poca relevancia del hecho ecológico dentro del ámbito. No es que el vector ambiental no esté presente, ya que lo tenemos integrado desde un punto de vista formal: incluimos la preocupación por el medio ambiente en el relato que proyectamos hacia fuera, y también hacemos que las organizaciones tengan que rendir cuentas ambientales a través del Balance Social y el Pam a Pam. Pero, desde mi punto de vista, este compromiso formal aborda el hecho ambiental de manera excesivamente superficial (tal vez es por eso que se ha creado recientemente una Comisión de Ecología desde la base social de la ESS que pone el vector ambiental a su eje de rotación, e intentar así «ambientalizarse» la ESS).

«La única forma de recorrer este decrecimiento como proceso adaptativo, de manera inclusiva y civilizada (evitando los ecoautoritarismes y la agudización de las desigualdades), es hacerlo desde una Ess fuerte y muy extendida en grandes capas de la sociedad »

¿Qué significa integrar el hecho ecológico dentro de nuestras organizaciones? Para responder esto me remonto otra vez en mi experiencia personal al CRIC: recuerdo que todo el equipo teníamos una profunda conciencia ecológica, que proyectábamos en nuestras formas de vida individuales y, de manera casi involuntaria, también a todo lo que hacíamos como organización (artículos que escribíamos, eventos que organizábamos, micropràctiques cotidianas de organización de las tareas reproductivas, etc.). Y es que creo que aquí es donde está la barrera (al igual que ocurre con la conciencia feminista): para muchos compromisos formales que adoptamos como organización, si no nos apropiamos -de manera individual y colectiva de estos valores, y vivimos nuestra cotidianidad desde esta perspectiva (y nos enfrentamos a las barreras psicosociales y estructurales que encontraremos en el camino), difícilmente vamos más allá de los compromisos formales.

Los que venimos del ecologismo social pensamos a menudo en el pico del petróleo y el colapso (es como una sombra que nos persigue). La escasez de recursos y energía llegará: será un camino difícil y duro, que nos obligará a recorrer un proceso adaptativo como especie hacia formas de vida mucho menos intensas en cuanto a energía y materiales. Todas aquellas formas de vida que se anticipan a esta escasez; todas aquellas personas que ya intentamos -y nos podemos permitirle vivir hoy ensayando formas de vida más sostenibles desde una cierta noción de conciencia de especie, seremos las que marcaremos el camino hacia un decrecimiento progresivo y menos traumático. Pero también creo que la única forma de recorrer este decrecimiento como proceso adaptativo, de manera inclusiva y civilizada (evitando los ecoautoritarismes y la agudización de las desigualdades), es hacerlo desde una ESS fuerte y muy extendida en grandes capas de la sociedad, porque querrá decir que la cultura del debate público y por el común, la cooperación, y la ayuda mutua deberá difundido y, con ella, se habrán regenerado los fundamentos democráticos de nuestra sociedad.

Artículo publicado originalmente en La Directa, en fecha 20 de mayo de 2019.

Presentamos el cartel y lema de la FESC2019!

«La economía ha cambiado. Y tú, ¿a qué aspiras? «Es el lema elegido para la octava edición de la Feria de Economía Solidaria FESC2019, que tendrá lugar los días 25, 26 y 27 de octubre en el recinto Fabra i Coats del barrio de Sant Andreu (Barcelona ) y que, un año más, organiza la Red de Economía Solidaria de Cataluña (XES).

Este año, a través de la imagen del cartel hemos querido hacer referencia a la construcción de la sociedad de consumo de los años 50, fruto de una publicidad que invitaba a los y las ciudadanas a consumir sin necesidad para conseguir una vida más feliz y plena. Desde la feria nos reapropiarse de esta estética para explicar que el modelo económico ha cambiado y que existen alternativas que aportan por una manera de hacer economía más justa, más igualitaria y que pone a las personas en el centro.

Ante un capitalismo con una fuerte capacidad de mutación y adaptabilidad al paso del tiempo, la economía solidaria se erige como un baluarte de resistencia y construcción de nuevos paradigmas que ofrecen luz y calor en un contexto cada vez más depredador.

En 2018 se cerró con algunas esperanzas y varias amenazas. El movimiento feminista luce con más visibilidad, debate público y sororidad que nunca, sin poder librarse de los asesinados y enormes desequilibrios por razón de género. Asimismo, la extrema derecha avanza sacando pecho desde el otro lado del planeta, en el sur y norte del continente americano, hasta muy cerca de casa, con la irrupción de Vox en Andalucía.

Así, ante el momento actual de retroceso democrático y de derechos, vindican la economía social y solidaria como un espacio de Resistencia, donde analizamos críticamente la realidad y nos organizamos para defender los derechos colectivos; Creación, como propuesta histórica de construcción de alternativas que ponen la economía al servicio de la comunidad, la democracia, la autogestión y el medio natural; y el Avance, como movimiento que crece y debe abordar retos para convertirse emancipador y ocupar un mayor espacio en la sociedad y la economía.

Por otra parte, las inscripciones para las expositoras ya están abiertas! En esta edición habrá un precio especial para aquellas organizaciones y proyectos que se inscriban antes del 30 de junio. Del 1 de julio al 10 de septiembre el precio aumentará así que os animamos a acogerte de esta reducción y registrar ya su solicitud en el formulario online. Recuerde que puede solicitar una tabla entera o compartir mesa con otra organización de la ESS.

Informamos también que desde hoy y hasta el 30 de junio, también puede proponer actividades, charlas y talleres para incluir en el programa de la feria.

Ya disponibles las relatorías y presentaciones del III Comun_ESS

Ya tenemos disponibles las presentaciones y relatorías del III Comun_ESS, el congreso de comunicación y ESS que tuvo lugar en Barcelona los días 15, 16 y 17 de marzo de 2019. Un material imprescindible y muy útil para todas aquellas personas que se dedican a la comunicación dentro de la economía solidaria.

A continuación la relación de documentación:

 

Si aún no habéis pasado vuestros apuntes a la relatoría, colaborativa, aún estáis a tiempo de hacerlo para enriquecer el conocimiento compartido.

Arranca la campaña de las 15 medidas hacia la ESS en los municipios

Este miércoles 10 de abril hemos hecho la presentación de 15 medidas hacia la Economía Social y Solidaria a los municipios a Sabadell. El documento, que puede descargar aquí, es fruto de un proceso interno de la XES para hacer visibles las propuestas desde la perspectiva de la Economía Social y Solidaria de cara a las candidaturas de las elecciones municipales de mayo y también a los ayuntamientos y partidos políticos.

Con 15 medidas hacia la Economía Social y Solidaria proponemos consolidar y extender las iniciativas ESS para transformar el conjunto de las relaciones económicas. Hablamos de democracia económica, de herramientas y espacios de transformación económica, de gestión del patrimonio colectivo, de cambio cultural y colectivo o el acompañamiento de las nuevas iniciativas socioeconómicas. También se proponemos medidas sobre se finanzas, la intercooperación, el Mercado Social Local y el consumo responsable; la compra y la contratación pública, la recuperación de empresas y el relevo empresarial. Abordamos la municipalización y cooperativización de servicios públicos y la soberanía alimentaria, energética y residencial, el espacio público digital y el cooperativismo de plataforma, siempre desde una perspectiva de la transformación feminista de la economía.

El acto central de la campaña se ha celebrado en Sabadell, en el marco de la asamblea de la Red de Municipios por la Economía Social y Solidaria. Aprovechando la invitación al encuentro, la XES y la Federación de Cooperativas de Trabajo de Cataluña hemos presentado las medidas conjuntamente, ya que son complementarias y se mueven en la misma dirección: la concertación público-cooperativa-comunitaria y la autoorganización económica de las comunidades locales.

A la presentación han asistido entidades y redes del movimiento del ESS, partidos políticos y ayuntamientos de una cuarentena de municipios. A partir de ahora, se continuará la difusión de la propuesta tanto por las redes sociales con el hashtag # 15mesurESS, como con presentaciones en diversos lugares del territorio a través de las redes locales de la XES.

Desde la XES, también participamos en la campaña Agenda de propuestas sociales para las Municipales 2019, una recopilación del máximo de propuestas de la sociedad civil organizada, donde la XES ha aportado las 15 medidas hacia la Economía Social y Solidaria a los municipios al eje del modelo económico. La campaña prevé organizar unas jornadas para debatir las propuestas, organizadas en 7 ejes, y otros espacios de debate y visibilización de las medidas.

Atención en la agenda, iremos añadiendo para las próximas presentaciones!
PDF de las 15 medidas hacia la ESS en los municipios

 

Acte central de presentació a Sabadell

Acte central de presentació a Sabadell el 10 d’abril

III Comun_ESS: buscamos propuestas de actividades y talleres

Los próximos 15, 16 y 17 de marzo tendrá lugar en Barcelona la tercera edición del Comun_ESS, el congreso de comunicación y economía solidaria que se organiza desde la Xarxa d’Economia Solidària y REAS – Red de Redes.

Desde la comisión de comunicación de la XES queremos que el Comun_ESS sea un espacio de reflexión y un momento de compartir experiencias, proyectos, buenas prácticas y herramientas entre diferentes organizaciones de la economía solidaria. Es por eso que lanzamos una convocatoria abierta para que cualquier persona y/o organización interesada haga una propuesta de contenido para el congreso. Las propuestas deberán estar enfocadas al ámbito de la comunicación transformadora, tener formato de píldora (entre 15 y 20 minutos) y tendrán lugar durante la mañana del 16 de marzo. No se aceptarán propuestas en otras franjas horarias porque el resto del programa está cerrado. Las personas interesadas deberán rellenar este formulario hasta el 27 de enero. Las propuestas seleccionadas tendrán un descuento en la inscripción al congreso (de 25 a 10 euros por persona).

 

[fc id=’17’ align=’center’][/fc]